Salud Mental y Arteterapia

A comienzos del siglo XX, las artes focalizan su atención sobre la subjetividad del artista, surge el psicoanálisis y su idea del inconsciente, los artistas modernos reflejan en sus imágenes el mundo interno y no sólo la apariencia del exterior. El valor que el expresionismo por ejemplo, como corriente estética da a la autoexpresión y el mundo interno del artista y la valoración de la creatividad que de los enfermos mentales se hace en estas corrientes estéticas modernas, acercan al mundo de la psiquiatría con el arte, marcando una primera referencia para el desarrollo del arte-terapia en el campo de la salud mental.
Por otro lado, posterior a la segunda guerra mundial, las diversas instituciones y profesionales de la salud mental se enfrentan al desafío de tratar y rehabilitar a grandes poblaciones de personas afectadas, dañadas y traumatizadas por los efectos de una guerra devastadora. Estos hechos marcan el inicio de la búsqueda de nuevas prácticas terapéuticas que permitan el tratamiento y la rehabilitación integral de estas personas. Surgen y se desarrollan nuevas técnicas y métodos terapéuticos, tales como las terapias grupales, la terapia ocupacional y las terapias a través del arte. Específicamente las primeras experiencias en salud mental devienen de las prácticas de enseñanza de artes al interior de los hospitales psiquiátricos.
Los artistas se insertan dentro de los hospitales y ayudan en un comienzo a los diversos pacientes a ocupar su tiempo libre en actividades recreativas grupales y centrados más bien en hacer objetos de arte. Sin embargo, progresivamente a medida que las diversas ciencias de la salud mental profundizan sus nociones de psicoterapia y tratamiento, los artistas o profesores de arte van reconociendo en la práctica artística no sólo un medio de recreación sino también una forma de experiencia que permite desplegar un conjunto de funciones afectivas, motivacionales y sociales en los diversos grupos de pacientes. En este sentido, el desarrollo del arte-terapia en salud mental se mueve entre las primeras prácticas basadas en el taller de arte con pacientes a la actualidad en que las diversas modalidades de arteterapia incluyen distintas estrategias psicoterapéuticas individuales y grupales. Las áreas que en el campo de la salud mental reúnen una mayor diversidad de prácticas son sin duda, el área de tratamiento y rehabilitación de los trastornos mentales severos. Wood, C. (1997) señala que el trabajo de Arteterapia en el área de los trastornos mentales severos ha estado presente desde los inicios de la profesión en los años 1930 a los años 1950, en Gran Bretaña; explica como el artista pionero Adrian Hill, trabaja con esta población en los hospitales psiquiátricos, sin embargo, puntualiza que este arte terapeuta no trabajó con población psicótica aguda, aunque sí con algún tipo de historia de psicosis.
Destaca también, el impacto de las políticas de salud mental y los cambios en la institucionalidad psiquiátrica como un desafío para el desarrollo de diversas modalidades de tratamiento con la población de trastornos mentales severos. Algunos cambios importantes se refieren al cierre de los antiguos asilos psiquiátricos y la implementación de un conjunto de instancias de cuidado comunitario (Hospitales de día, comunidades terapéuticas, centros de día, unidades de agudos, etc.).
Wood, C. (1997) recalca que cada uno de estos contextos demanda un tipo de intervención en arte terapia, diferenciada. El arteterapia inserto dentro de un conjunto de intervenciones psicosociales en este tipo de tratamientos puede contribuir al fortalecimiento de las diversas funciones yoicas en personas vulnerables, mejora el sentido de competencia y autoestima, es un espacio que permite contener la ansiedad psicótica y es un vehículo para la relación interpersonal (Reyes, 2003). Actualmente encontramos diversas prácticas de arteterapia en el campo de la salud mental, en bibliografía reciente encontramos prácticas de terapia artística, en formatos breves y de larga duración con niños, jóvenes y adultos, con adicciones insertos en comunidades terapéuticas, en atención de agudos en formato de grupos abiertos tipo taller, con personas depresivas, trastornos alimentarios y trastornos graves de la personalidad, psicosis, entre otras. Arteterapia es una alternativa especialmente indicada con aquellas personas con dificultades para verbalizar experiencias y simbolizar su mundo interno.

El uso de la intermedicación artística permite el surgimiento de un vínculo menos amenazante que facilita el surgimiento de diversos factores terapéuticos individuales y sociales.

————————————————————————
Los artículos están protegidos por las leyes de copyright.
Rogamos que en caso de utilizarlos se citen adecuadamente.
Autora:
Pamela Reyes
Lic Psicología Universidad de Santiago,Chile
MA Arteterapia UB
artepamela@yahoo.com